Como convertir tu baño en un spa

Sclusib Sclusib | 1 diciembre, 2017

Al contrario de lo que piensas, los grandes placeres de la vida no tienen porque estar reñidos con la disponibilidad de tu agenda. ¿Qué hay más placentero que un largo día dedicado a ti y tu bienestar? Este mes te proponemos cinco rutinas de lujo que harán de tu baño un lugar del que no vas a querer salir.

 

Máxima relajación

El mejor momento para llevar a cabo la rutina de relajación es por la noche, antes de dejarse llevar por Morfeo. Empieza por ordenar tu espacio y poner en modo avión tu móvil… Este es tu momento y no necesitas distracciones. Enciende veletas por todo tu cuarto de baño y quema una barrida de incienso. Llena la bañera de agua tibia y añade espuma o sales de baño de lavanda. Esta esencia s una de las más utilizadas en las terapias de relax por sus propiedades calmantes y sedativas para el sistema nervioso. Después, sumérgete en la bañera hasta que el agua se enfríe y no pienses en nada. Sécate, vístete con un pijama de seda y, antes de apoyar tu cabeza sobre la almohada, rocíala con una bruma relajante… ¡Dulces sueños princesa!

 

Presume de melena

Si tu pelo está pidiendo a gritos que le dediques un poco más de tiempo, estos son los pasos que tienes que dar. Lávalo con tu champú neutro, aplícate una mascarilla nutritiva y déjala actuar alrededor de dos horas. Aprovecha este tiempo para relajarte leyendo o darte un buen baño aromático. Para conseguir que el producto penetre hasta la raíz del cabello, envuelve tu pelo en una toalla humedecida en agua y calentada en el microondas. Así lograrás el mismo efecto que en la peluquería. Si te van los remedios caseros, puedes fabricarte tú misma la mascarilla con aceite de oliva o yogur. Cuando pase el tiempo suficiente, vuelve a lavarte el pelo y deja que se seque al aire libre. Para conseguir la melena de tus sueños, lo ideal es que repitas esta rutina una vez por semana, más o menos.

 

Manicura y pedicura

Te damos las claves para que te hagas en casa una “francesa” perfecta con resultados profesionales. Sumerge tus manos y pies en agua tibia durante cinco minutos. Ponte crema hidratante y aceite paa la cutículas. Elimina el sobrante del producto y ponte manos a la obra con el color. Necesitarás un esmalte transparente, otro blanco y un tercero con un tono rosita. Aplícate una capa de esmalte transparente, cuando esté bien seco, utiliza el blanco para trazar una fina linea en el extremo de la uña. Si no eres muy mañosa, puedes ayudarte con un trocito de cinta adhesiva o esparadrapo. Para terminar, utiliza el tercer esmalte para darle un acabado satinado a tu manicura o pedicura.

 

Rostro 10

Una buena limpieza de cutis es muy recomendable, al menos, una vez por temporada. Si no tienes tiempo ni economía suficiente para acudir a un centro de belleza, puedes hacerlo en casa. ¡Apunta! Hierve agua y agrega manzanilla. Mientras se caliente, limpia tu rostro de impurezas con crema desmaquillante y agua tibia. Retira el agua del fuego y aplica el vapor sobre tu cara durante 10 minutos, teniendo cuidado de no acercarte mucho para no quemarte. Cuando tus poros estén abiertos, extrae las impurezas con los dedos. ¡Ojo! Nunca uses las uñas y, vives que la piel se te está poniendo roja, para. Utiliza un algodón empapado en tónico para cerrar los poros. Deja actuar una mascarilla nutritiva durante cinco minutitos y, para terminar, ponte crema hidratante en todo el rostro. Estarás radiante y guapísima.

 

Piel 100% hidratada

A todas nos encantaría presumir de piel fina, elástica, tersa e hidratada. Ahora, lograrlo está al alcance de tus manos, nunca mejor dicho. Para este último ritual te proponemos una auténtica cura de desintoxicación para la piel de tu cuerpo. ¿Te apetece? ¡Toma nota! Primero utiliza un buen exfoliarte para eliminar las impurezas, piel muerta, restos de autobronceador… Después, hazte con una mascarilla hidratante, apuesta por las de texturas más agradables, como el gel o mousse. Date una ducha express para enjuagar la mascarilla y, cuando te seques, aplícate una crema tensora en el abdomen, muslos y culo. Hazlo con movimientos circulares y de abajo hacia arriba para que los resultados sean óptimos. Acaba con una hidratante haciendo hincapié en las zonas secas de tu cuerpo, como rodillas o codos.

 

¡Con estos pasos ya no tienes excusa para no estar radiante! Ya nos contarás la experiencia 🙂

Ver comentarios

Deja un comentario

Quizás te interese