Menú del día para aumentar tu apetito sexual

Sclusib Sclusib | 7 mayo, 2017

Te presentamos el menú más sugerente y goloso. Un menú que despertará tus instintos más salvajes y los de tu chico. Esperamos que lo disfrutes mucho. ¡Buen provecho!

 

Entrantes

Para empezar a calentar motores un poco de música, una rica comida y un brindis calentito. Let’s go!

Abre el apetito

Una buena comida es el clásico preludio de un encuentro erótico y amoroso. Ya sabes, aprovecha un día que estés sola en casa para invitar a cenar a tu chico y… ¡a lo que se tercie! Los alimentos más afrodisiacos son el tomate, la piña, el marisco y el chocolate. Como entrante, puedes preparar una rica ensalada hawaiana con palitos de cangrejo, aguacate y trocitos de frutas tropicales. De segundo plato una deliciosa tortilla de espárragos y champiñones. Y de postre, una tarta de chocolate y nada. ¡Advertencia! Quizá no terminéis de cenar, pero será porque tu delicioso menú ha funcionado…

Al ritmo de la pasión

Caldea el ambiente con un poco de música. Escoge algo que le haga sentirse cómodo. Eso sí, intenta que tenga cambios de ritmo, para que vosotros podáis seguir el compás con vuestros besos, caricias y toqueteos. Aunque la melodía más erótica serán vuestros susurros al oído, el sonido de la respiración entrecortada y los excitantes gemidos de placer.

El brindis más hot

Cuando terminéis de cenar, llega el momento de brindar. El cava o champagne es sin duda la mejor opción para despertar vuestra líbido y aumentar las ganas de pasarlo bien. Si te atreves, prepara un delicioso daiquiri de fresas. ¿Los ingredientes? Muy fácil, toma nota y que no se te olvide nada: un poco de ron blanco, zumo natural de fresa y unas gotitas de lima exprimida con mucho hielo picado. Es muy fresquito y está riquísimo. Seguro que le levanta el ánimo y otras cosas…

 

Primeros platos

Habéis cenado, brindado y el ambiente está que arte. ¡Llegó el momento que estábais deseando! Te proponemos tres juegos para que comencéis a disfrutar al máximo el uno del otro.

La gallinita ciega

Coge un pañuelo y tápale los ojos a tu chico. Se trata de que experimente con todos sus sentidos, menos el de la vista. Comienza con el tacto. Desnúdate, coge su mano y pásala por tu rostro. Ve bajando hasta llegar a tu pecho, después a tu tripa y por último a tu vagina. Ahora, sigue con el olfato. Acerca primero tu pelo para que lo huela, después tu cuello, y finalmente tu sexo. El oído: puedes leerle algún relato erótico o susurrarle las peticiones más hot. Y para terminar el gusto. Haz que pruebe el sabor de tus labios, de tus pezones y… ¡de todo lo que te atrevas! Se pondrá como una moto.

Disfraces calentitos

¿Quién dijo que el carnaval sólo se celebraba en invierno? Disfruta con tu chico de los disfraces siempre que quieras. Lo importante es dar rienda suelta a nuestra imaginación. Los looks más calentitos son el de la colegiala con minifalda y trencitas o el de enfermera sensual. Para ellos, nada mejor que meterse en la piel de un bombero musculoso o en la de profesor que da clases particulares a su alumna favorita. Como te decimos, ¡déjate llevar!

Papelitos sugerentes

Coge dos hojas de papel y recórtalas en pequeños pedazos. Escribe en unos cuantos las diferentes partes de tu cuerpo y en los otros por los verbos más excitantes que conozcas: lamer, morder, tocar… Después mete los pedazos en dos bolsas distintas y sacad al azar un papelito de cada una. Empezad a desarrollar el verbo en la parte del cuerpo que os ha tocado. Así sucesivamente hasta terminar con todas las opciones. ¡Atrévete!

 

Segundos Platos

La noche está que arte, pero todavía podéis seguir experimentando nuevos placeres. ¡A seguir jugando sin miedo!

Los dildos

Se llama así a cualquier objeto que se utiliza para la penetración vaginal o anal. Ojo, no son lo mismo que los vibradores, son cosas distintas, ya que los dildos no tienen movimiento propio, únicamente el que tú les quieras dar con tu ritmo particular. Los hay de distintos tamaños, colores y formas, aunque normalmente son alargados y emulan el pene. Si no quieres comprarte uno, puedes utilizar un elemento parecido que tengas en casa y que te proporcione placer. Eso sí, por higiene, lávalo muy bien antes de empezar a jugar con él. Y si le pones un preservativo mejor que mejor.

Las bolas chinas

Son dos bolas unidas por un hilo que se insertan dentro de tu vagina. Cada bola tiene en su interior otra más pequeña que se mueve con el movimiento. Puedes usarlas para la masturbación e incluso se pueden llevar dentro también durante el coito. Tu chico puede jugar con ellas, pero tu también puedes incentivar tu excitación friccionándote el clítoris. Como siempre, ¡tu eliges!

Los vibradores

Se utilizan principalmente para la estimulación directa del clítoris, aunque los hay de muchos tipos y incluso algunos se usan para la penetración. ¿qué es lo que tienen en común? ¡Pues que tienen un movimiento que da mucho gustito! Tu chico puede alternar la penetración con la vibración en el clítoris o en la vagina. Os dará más juego entre los dos y, sobre todo, una sensación de placer más intensa y más variada. Anímate y pruébalos.

 

Los postres

¿Quieres terminar con un buen coito? ¿O prefieres seguir con una masturbación a dos bandas? Si escoges la penetración prueba en algún lugar sugerente de la casa. Puede ser en la mesa del salón, en el baño o en la cocina. Lo importante es que os sintáis cómodos y a gusto. Y si te apetece más la masturbación compartida puedes innovar con algún objeto erótico. Si no quieres, no hace falta llegar al coito, hay muchas formas distintas de practicar sexo y todas son igual de válidas. ¡Qué aproveche!

 

 

Ver comentarios

Deja un comentario

Quizás te interese