¡Redecora tu vida sexual! 20 ideas para mejorar las relaciones con tu pareja

Sclusib Sclusib | 19 diciembre, 2017

¿No terminas de disfrutar en la cama? ¡Lo que necesitas son ideas nuevas y originales! No te preocupes, te damos unas cuantas para que vayas empezando.

 

1. Se abre el telón…

Si te va el rollo exhibicionista, podéis empezar con los juegos preliminares en algún lugar público. Besos apasionados, caricias, mordisquemos y algún que otro toqueteo en las partes más íntimas servirán para ir entrando en calor. Eso sí, ¡cuidado con los espectadores! Seréis objeto de miradas indiscretas…

 

2. ¡Sorpresa!

Asegúrate de que no hay nadie en casa de tu chico y preséntate con un abrigo puesto. Debajo, solo puedes llegar un bonito y sensual conjunto de lencería. Actúa con normalidad para que no note nada extraño y pregúntale dónde puedes colgar el abrigo. ¿Te imaginas lo que viene después? ¡Queda en tus manos!

 

3. Luces, cámara y… acción

Una buena forma para excitaros es grabaros mientras os besáis, os acaricias o incluso mientras estáis haciendo el amor. Vosotros sois los directores y los protagonistas de vuestra propia película. El único riesgo que corres es que el video aparezca en internet… ¡Tened cuidado!

 

4. Burbujas muy hot

Si te quedas sola en casa, ¿por qué no invitar a tu chico a tomar un baño calentito? Prepáralo todo para la ocasión: pon una luz cálida, música relajarte de fondo y llena la bañera de agua templada. Luego, echa sales aromáticas y jabón con esencias para que se haga mucha espuma. Será muy romántico.

 

5. ¡Nos vamos de excursión!

¡Al sexshop! Puedes ir con tu novio y comprar algún jugueteo erótico para ambos. Hay un montón de productos que os pueden ayudar a innovar en el terreno sexual: vibradores, lubricantes, películas, etc. También puedes ir con tu mejor amiga y comprarle algo para él o para ti.

 

6. Érase una vez…

Coge un papel y un boli e invéntate tres o cuatro cuentos eróticos. Después léelos en voz alta y grábalos en su móvil para que pueda escucharlos siempre que quiera. Estará aún más loco por tí.

7. Orgasmo diferido

Si lo que andas buscando es aumentar la tensión y el deseo sexual durante el coito, prueba esto. Intenta frenar la llegada del orgasmo durante unos cuantos segundos. Así, aumenta todavía más la libido y la sensación de placer será mucho más intensa cuando se alcance el momento de éxtasis.

 

8. “Sexsolution”

También conocido como “polvo postpelea”. ¿Te suena? No hay nada más excitante que hacer el amor con tu pareja después de una larga discusión. Si no te lo crees, haz la prueba y verás como tus instintos más animales brotan inesperadamente.

 

9. La caja de los deseos

Coged una hoja de papel y rompedla en pedazos. En cada uno de ellos anotad cosas que os gustaría hacer: relaciones, sexo anal, un cunnilingus… Luego, los metéis en una cajita y sacáis uno al azar. Si os apetece, ¡llevadlo acabo!

 

10. Mensajitos ardientes

Cuando estéis con vuestro grupo de amigos tomando algo en un bar o charlando tranquilamente en el parque, mándale un whatsapp erótico a tu chico. No te cortes y descríbele todos esos deseos e impulsos sexuales que tengas. Buscad la ocasión perfecta para hacerlos realidad.

 

11. Tatuajes calentitos

Coge tu lápiz de ojos negro y escríbete diferentes mensajes en las partes más erógenas de tu cuerpo. Por ejemplo, haz una flecha señalando tu vagina y escribe algo excitante. Así, cuando te desnudes, sabrá que es lo que más te gusta.

 

12. Streaptease personsalizado

Escoge una música sugerente y haz un par de ensayos en tu habitación. Un consejo: si lo haces con la camiseta de su equipo de futbol favorito, el coito puede hacer historia…

 

13. Cambio de look

Las braguitas con florecitas son muy monas, pero quizá no sean el complemento ideal para una noche apasionada, ¿no? Prueba con otro estampado más atrevido, como el de leopardo o los tejidos semi transparentes. Y sin olvidar la prenda estrella, ¡el tanga! Hazte con un conjunto de ropa interior más felino y ya verás cómo los preliminares con tu chico son más ardientes que nunca. Viste bien por fuera, pero también por dentro.

 

14. Escapada romántica

Tirad la casa por la ventana y perdeos un fin de semana en la montaña o en cualquier rincón apartado de vuestra rutina. Hacer el amor en un hotel o en una cama destina a la de siempre suele ser más excitante. Reservad un “finde” para los dos y empezad a organizar vuestra fuga amorosa. Volveréis con las pilas más cargadas que nunca.

15. Sí a la abstinencia

Si tenéis sexo con mucha frecuencia, intentad tomaros unos días de descanso. Aunque os cueste aguantar el calentón, valdrá la pena. Y si podes estar sin veros un parte días, mejor que mejor. Así, el reencuentro será muy apasionado y vuestros corazoncitos latirán con más fuerza que nunca.

 

16. ¡Ring riiiiiing!

Coge tu móvil y aléjate de tu chico. Si estáis en cada, basta con estar habitaciones distintas. Llámale y susúrrale todo lo que le vas a hacer cuando le veas. Descríbeselo con pelos y señales, ¡sin olvidar sin un solo detalle! Cuando la temperatura esté por las nubes, cuelga y… ¡lánzate a sus brazos!

 

17. Precalentamiento individual

Si has quedado con él en tu casa, puedes masturbarte antes de que llegue. Eso sí, tienes que aguantar sin llegar al orgasmo. Así, podrás culminar el clímax con él y no hará falta recrearse mucho en los preliminares.

 

18. Con ropa, sin ropa

Probad la masturbación compartida, pero estando uno vestido y el otro completamente desnudo. Este juego es muy sugerente y se puede llegar al orgasmo, aunque lleves incluso los zapatos puestos. ¿Cómo? Pues a base de mucha imaginación y de ir probando otras alternativas. Y al día siguiente, ¡cambio de papeles! Ahora te toca a ti quitarte la ropa y a él dejársela puesta.

 

19. Vive tus historias

Seguro que se te ha pasado por la cabeza un montón de fantasías sexuales que siempre has querido vivir y compartir con tu chico. Ahora es el momento. El sexo, siempre que sea seguro, es libre y no hay que censurarlo. Ya sabes, los sueños pueden hacerse realidad.

 

20. ¡Carpe diem!

Vive cada minuto como si fuese el último. Esta máxima no sólo hay que aplicarla en la vida diaria, en el sexo también. ¡El tiempo es oro!

 

Ver comentarios

Deja un comentario

Quizás te interese